La Catedral Sumergida

Alcalá de Guadaíra ha suministrado agua a la ciudad de Sevilla durante siglos. El agua de los manantiales de la localidad era conducida a la capital a través de los Caños de Carmona, un acueducto del que apenas se conservan restos tras ordenarse su demolición