Una marcha para la desaparecida Vera Cruz de Alcalá

A través de los sones de una marcha procesional se mantiene el recuerdo de la extinta hermandad de la Vera Cruz de Alcalá de Guadaíra. Las cofradías ven habitual que los nuevos compositores dediquen marchas a las devociones actuales de la Semana Santa. Pero menos usual es dedicar una composición a una hermandad desaparecida. Dominus Flevit es la marcha que recuerda el culto de varios siglos a la santa cruz en Alcalá.

El autor de esta marcha es el músico alcalareño José Manuel Bernal Montero. Además de profesor en varios conservatorios de música, ha desempeñado la labor de director de la Sociedad Filarmónica de la Oliva de Salteras. Dominus Flevit es una marcha de corte fúnebre, estrenada en 1997 y dedicada por Bernal a la extinta Vera Cruz de su localidad natal. Otras marchas procesionales de reconocida calidad del alcalareño son “Jesús de las Penas, una Oración” y “La Estrella en Sevilla”.  Dirigida por su propio autor, tenemos en este vídeo la citada marcha interpretada por la Oliva de Salteras.

La Vera Cruz de Alcalá de Guadaíra adoptó la misma advocación de muchas de las cofradías más antiguas. En la actualidad siguen existiendo en numerosas localidades, siendo la más conocida en nuestro entorno la Hermandad de  la Vera Cruz de Sevilla. Según los estudiosos de esta época, en Alcalá surge a principios del siglo XIV una hermandad de la Vera Cruz que celebraba sus cultos en la Iglesia de Santa María, que hoy conocemos como Santuario del Águila. Realizaba estación de penitencia el Viernes Santo por las calles del interior de la muralla del castillo, siendo por tanto el culto más antiguo a un crucificado de la Semana Santa alcalareña.

Se tiene constancia también de la Vera Cruz en el antiguo convento de San Francisco, donde se fundó como cofradía penitencial en el siglo XVI. Esta hermandad no sobrevivió al paso de los siglos, pero su historia es parte sustancial de la Semana Santa de Alcalá de una época ya pasada de la que sólo conservan testimonio las hermandades de penitencia más antiguas, la de Jesús Nazareno y la del Santo Entierro. Dominus Flevit es una marcha dedicada a esa época que ya únicamente conocemos por los libros de historia.